fbpx
Estrategias de Posicionamiento de Marca

Estrategias de Posicionamiento de Marca







Por medio de mecanismos de mercadotecnia las compañías hacen que los clientes tengan una percepción particular de ellas. De esto trata el posicionamiento.

El posicionamiento es un importante mecanismo en términos de medición de competencia, ya que las empresas buscan conocer lo que provocan en las personas frente a la reacción por parte de estas frente a sus habituales competidores, valorando esta percepción y sacando conclusiones de dicho análisis de cara a futuras estrategias de marketing.

Alternativamente, el posicionamiento permite a las empresas conocer si la imagen que desean proyectar al mundo es la que es recibida por parte de los consumidores de sus bienes y servicios, afectando esta comparación a la imagen de marca, la reputación y la imagen corporativa.

El Posicionamiento como Clave del Éxito

La clave del éxito de todo negocio está basada en crear una imagen y una identificación.

Tengamos presente que la batalla del mercado se libra en la mente del consumidor y el posicionamiento nos conduce al éxito que deben tener nuestros productos y negocios. Si éstos no tienen una clara posición en la mente del consumidor, difícilmente tendrán la oportunidad de sobrevivir en el mercado.

Los productos deben idear estrategias efectivas para posicionarse en el mercado. En el permanente desenvolvimiento de los negocios, llámese a nivel de productores, comercializadores o por el lado de los consumidores o usuarios, en caso de servicios, se menciona la palabra posicio-namiento; algunos lo hacen sin meditar sobre el verdadero significado del término; pero, en concreto, el posicionamiento no es otra cosa que el éxito que deben tener los productos.

Recordemos que el posicionamiento no se refiere el producto en sí, sino a cómo se ubica en la mente del consumidor. Por ejemplo, una farmacia que abre las 24 horas del día está vendiendo a su clientela un tipo de posicionamiento mediante el cual los consumidores identifican que no es impor-tante el horario de atención, ellos saben que pueden ir durante todo el día y los 365 días del año. Otras farmacias ofrecen un posicio-namiento que los identifica con precios bajos, concentrándose en un solo territorio o en una sola cuadra de una localidad determinada. Con esta estrategia logran conseguir clientes de otros distritos.

Una de las formas de conseguir el posicionamiento es la modalidad de reparto de la mercadería a domicilio, que es la concreción de las ventas virtuales, ya sea por internet o vía correo electrónico, siendo esta estrategia una ventaja competitiva de la empresa frente a sus más cercanos competidores que negocian aún bajo el sistema tradicional.

Elementos comunes en una estrategia de posicionamiento

  • Un buen posicionamiento debe ir de la mano de la diferenciación respecto a competidores, buscando la distinción y la originalidad a la vez que se evita la repetición y la copia.
  • No debe dar lugar a equívocos, pues debe servir para dar una imagen fiel sobre la naturaleza de la firma y las virtudes únicas de sus productos.
  • Todo lo relacionado con la estrategia de posicionamiento tiene que ser perfectamente medible desde el punto de vista económico, de cara a la búsqueda de rentabilidad.
  • El posicionamiento en marketing debe ser sinónimo de la creación de valor y nunca debe deteriorar la imagen de la empresa o su funcionamiento en el mercado.

Bases de posicionamiento

A menudo las compañías tienen en cuenta una serie de elementos sobre los cuales construir una estrategia de mejora de posicionamiento. En ese sentido, es habitual tener en cuenta factores como la antigüedad e historia de una marca, su importancia para tejido económico de un territorio, su número de empleados, su nivel de liderazgo en el mercado en términos económicos o de innovación o, muy comúnmente el rango de precios de sus bienes y servicios.

¿Qué es el posicionamiento de marca?

El posicionamiento de marca representa el lugar propio que ocupa una marca en la mente de los consumidores, diferenciándola así de sus competidores. Debe definir lo que el cliente puede esperar de ella y lo que representa.

Suscríbete a nuestros Planes de Asesoría en Patreon

Suscríbete a nuestros Planes de Asesoría en Patreon

Cuanto más concreta y comprensible sea esta promesa de marca para el consumidor, más probable es que se acuerde de ella. El posicionamiento de marca debe desarrollarse de forma creíble a partir de la marca y ser atractivo para el grupo objetivo.

Por lo tanto, el posicionamiento debe conducir a fuertes asociaciones con el cliente, de modo que éste prefiera la marca propia a la de los competidores.

Componentes del posicionamiento de marca

El posicionamiento de marca se compone de varios elementos:

  • Beneficio racional para el cliente (buena calidad de la marca, etc.)
  • Conexión emocional del consumidor con la marca
  • Propuesta única de ventas (USP): qué diferencia esta marca de las otras
  • Valores de la marca
  • Elementos de diseño y representación visual de la marca

¿Para qué sirve tener un posicionamiento de marca claro?

Con la ayuda del posicionamiento de marca, se puede lograr que los clientes interioricen una cierta imagen de la empresa. Si los clientes perciben un producto o servicio de manera positiva, es más probable que se decanten por comprar esta marca y recomendarla a otros.

Un posicionamiento claro otorga a la marca una propuesta única de ventas y permite diferenciarla de la competencia. Por lo tanto, es una ventaja competitiva enorme que no sólo contribuye a la lealtad de los clientes y a la lealtad a la marca, sino también a la adquisición de nuevos clientes. Así, un posicionamiento de marca eficaz resulta en un aumento de las ventas. Si una marca es muy popular, se considera una “love brand”.

El posicionamiento de marca debe ser coherente con la identidad de la marca

Los consumidores quieren los productos y servicios que mejor satisfagan sus necesidades, y no sólo en términos de calidad, sino también de imagen de marca.

Con un posicionamiento de marca claro, una empresa deja claro qué puede hacer con su oferta y a quién va destinada. Esto requiere una identidad de marca bien definida y debe reflejarse en los valores, en el diseño y en la cultura corporativa. Si esta identidad de marca se vive dentro de la empresa y se lleva al mercado de manera comprensible y convincente, el posicionamiento de marca es eficaz.

Posicionamiento vs reconocimiento de marca

Es posible que un producto sea muy reconocido, pero que su posicionamiento sea nulo. Lo mismo sucede con las marcas en general.

Esto nos refleja, de manera inequívoca, la diferencia entre posicionamiento y reconocimiento de marca, también conocido como Brand Awareness.

Y es que el posicionamiento es un concepto integral, que se relacionada con el nivel de ventas, la cuota de mercado, la frecuencia de uso de los productos o servicios, la valoración positiva de los usuarios y la solidez y el liderazgo en general.

Dentro de estos aspectos también encontramos el reconocimiento de la marca, es decir, qué tan conocida es por los consumidores y qué tanto saben de la misma, lo que demuestra que el Brand Awareness simplemente es una de las aristas del posicionamiento.

Branding y posicionamiento de marca

Muchas veces hablamos de branding y posicionamiento como sinónimos, pero en realidad existe una diferencia entre ellos, branding es el proceso de darle visibilidad a una marca y el posicionamiento es el resultado de ese proceso. Pero en la mayoría de los casos pueden usarse indistintamente.

Lo que puede confundir un poco a la hora de hablar del tema es el concepto de lugar, pues estamos hablando de espacios, virtuales y físicos, por lo que podemos también hablar de puntos de contacto.

Definamos el Branding

El branding es un tipo de marketing que requiere una comprensión avanzada, pues abarcar el concepto «memorable» no es tan simple. Es mucho más fácil entender una divulgación de un beneficio específico de un producto que una experiencia de marca.

El branding no tiene la finalidad de ser comprendido literalmente, sino de generar sensaciones asociadas a una identidad visual. Su importancia radica en que:

  • le da una identidad clara a los productos diferenciándolos de cualquier otra oferta similar;
  • funciona como un indicador de calidad, cuando conocemos una marca confiamos y creemos en ella;
  • comparte valores con los que estamos de acuerdo y con los que nos identificamos.

El branding es la omnipresencia, la chispa sorpresiva que desata el deseo, ser invisibles y aparecer únicamente para agregar valor o para resolver problemas. Conseguir esto no es tan simple, se necesita trabajo diario y un equipo de especialistas.

Tipos de posicionamiento de marca

Si hablamos de posición hablamos de construir un lugar claramente definido y para eso tenemos que crear perspectivas, asociar la posición a una característica para que sea fácil de entender desde qué lugar nos estamos comunicando. ¡Veamos a continuación algunos tipos de posicionamiento!

Basado en el valor

Lo que nos diferencia es la calidad, cuando nos recuerdan se dispara en nuestros clientes una emoción de refinamiento y exclusividad. El prestigio, el poder, la participación de un selecto grupo de personas genera una aceptación de un precio altísimo y una relación costo beneficio del tipo: ¡es caro y es para pocos!

Un buen ejemplo es Rolex, que se encuentra en el 3º lugar del The Global RepTtrak —ranking de las 100 empresas con mejor reputación en el mundo después de haberlo liderado por cuatro años.

Basado en la calidad

La calidad es la gran protagonista de los últimos tiempos, si algo ayudó el desarrollo del Marketing Digital, fue que los software de gestión y de automatización de tarea nos permitieron aumentar la calidad a bajo costo.

Por eso el mercado entiende de calidad, todos ya sabemos por ejemplo la diferencia entre un Android y un iPhone. ¿Cómo lo sabemos? Porque Apple basa su campaña de marketing en la calidad del producto como gran diferencial, su posición es: ¡es caro, pero es lo mejor del mercado!

Basado en la competencia

Otra manera de posicionarnos es estudiar a nuestra competencia y buscar las formas de diferenciarnos para después realizar un trabajo de comparación. La historia aquí es muy simple, trazas un paralelo con tu competidor y le dices a tu audiencia: ¡nosotros somos mejores que ellos!

Un ejemplo antológico es el de la guerra de publicidades Pepsi vs Coca, o por supuesto, la conocida competencia de McDonald’s vs Burger King.

 Basado en los beneficios

Basarnos en el bien que le causamos a nuestros clientes también es una forma de marcar nuestra posición.

Sin duda esta forma de posicionamiento está muy vinculada a la experiencia del cliente, porque los beneficios siempre son valores agregados y es en la jornada de compra donde estudiamos los mejores momentos para ofrecerlos.

«Somos los más rápidos, entregamos a domicilio, aceptamos tarjetas, dividimos en varias cuotas». La oferta es: no se trata solo del producto sino de la experiencia de compra y la posventa.

Basado en problemas y soluciones

Esta es para empresas que tienen productos para nichos extremamente definidos, como por ejemplo un seguro médico para un viaje al exterior o un préstamo de un banco.

En este posicionamiento prima el sentido de urgencia y muchas veces el cliente más que la mejor solución necesita resolver su situación de forma rápida.

Basado en precios

Los precios es un tipo de posicionamiento que nos resulta más familiar. Definir precios es un arte poco conocida y que tiene un gran impacto en la rentabilidad. Puede ser precios altos o, lo más común, es que una empresa se posicione diciendo: ¡Somos los más baratos y tenemos calidad!

Impulsado por celebridades

Podríamos llamarlo de branding influencer, ya que la popularidad es un gran activo en el mercado de las comunicaciones y cada vez tenemos más medios para cultivarla. La lógica aquí seria: ¡el producto es excelente, lo dicen los famosos!

6 factores clave para realizar una estrategia de posicionamiento de marca

Una estrategia de posicionamiento de marca debe valorarse como un proyecto trascendental en toda empresa, por lo cual requiere de planificación, análisis y esfuerzo.

En primer lugar, necesitas hacer un estudio que te permita detectar el nivel de visibilidad y autoridad actual de tu empresa, para luego trazar objetivos de progreso coherentes, realistas y estratégicos.

Una vez tengas esclarezcas este punto, necesitas tomar en cuenta diferentes acciones y factores claves desde el inicio hasta el final de la estrategias. Algunos de estos son:

1. Descubrir las necesidades y preferencias del consumidor

Para posicionarte en tu segmento de mercado necesitas saber qué quieren y buscan los consumidores que forman parte del mismo.

Las estrategias de encuestas, entrevistas, grupos focales brindan acceso a estos conocimientos, pero lo cierto es que hoy existen alternativas más sustentables y que proporcionan resultados rápida y constantemente.

Si bien no debemos dejar a un lado estas prácticas tradicionales, también es una realidad que en los tiempos en los que vivimos conviene orientarse mayormente hacia métodos prácticos, ágiles y de gran alcance para obtener información, como lo son los contenidos interactivos.

Estos materiales no solo ayudan a mejorar la experiencia del usuario, sino que también se transforman en fuentes de datos claves, que permiten optimizar los procesos comerciales.

Y es que un contenido interactivo estimula al usuario a hacer clics en elementos de interés, a responder preguntas y realizar acciones en general, que ayudan a descubrir su comportamiento y preferencias.

Así, es posible tener una visión concreta de cómo es la buyer persona y qué debe hacerse para conectar con potenciales clientes.

Entre los contenidos que puedes emplear están los videos interactivos y los quizzes animados.

2. Analizar la competencia

En la actualidad, conviene dirigir este análisis al plano digital, pues es el escenario en el que se libra la “batalla” por el mejor posicionamiento de marca.

Haz una sólida y rigurosa auditoría de la presencia digital de tus competidores, identificando qué hacen y cuál es la percepción de la audiencia ante las acciones.

Esto te dará un panorama claro de qué resulta positivo en tu segmento de mercado y cuáles cosas no son del todo conveniente. Además, te ayudará a identificar elementos y acciones que te permitirán diferenciarte, sobresalir y llenar vacíos.

Como mencionamos líneas atrás, una campaña de posicionamiento de marca es un proyecto altamente estratégico, así que necesitas impulsarlo por medio de tácticas que te otorguen ventajas competitivas.

3. Conectar con valores, percepciones y pensamientos

Para promover el posicionamiento de marca necesitas ajustar la propuesta de valor a la realidad actual y, también, tomar en cuenta lo que está por venir.

El clásico concepto de calidad, y mucho menos el del mejor precio, son suficientes para colocar a una marca en lo más alto. Es necesario que conecte con los valores, percepciones y pensamientos de los consumidores de hoy.

Teniéndolo en cuenta, piensa qué estimula y motiva a tu público para, luego de ello, alinear tu mensaje y procesos comerciales a esas impresiones.

Así podrás establecer relaciones comerciales sólidas e, incluso, ganar embajadores de marca, que propicien un posicionamiento sustentable.

4. Conectar con los usuarios a nivel humano

Este punto refuerza al anterior. Los procesos comerciales actuales necesitan buscar las conexiones reales y humanas para que el posicionamiento sea prolongado y no efímero.

El paradigma de vender a toda costa ha quedado en el pasado. Hoy, el objetivo es fortalecer las relaciones para siempre estar en la mente de los consumidores y permanecer como una atractiva, querida y amigable alternativa comercial.

Debido a esto, es hora de impulsar estrategias y acciones para humanizar las marcas, dándoles un rostro y una identidad palpable.

Para lograrlo puedes valerte, entre otras cosas, del Storytelling, es decir, del arte de cautivar por medio de historias. Estos relatos generan empatía en el público y demuestran que una marca no es una estructura corporativa, sino una organización conformada por gente que siente y piensa como cualquiera.

Entre esas historias, estratégicamente contadas, que puedes emplear para evocar sentimientos y propiciar conexiones están: los casos de éxito, y los relatos de los inicios de tu negocio y sus procesos de evolución.

También necesitas propiciar que, en general, las interacciones con los usuarios sean más humanas y cercanas y menos formales, corporativas y monótonas.

5. Agregar valor

Ya que hablamos de historias, vale la pena mencionar el Marketing de Contenidos, una poderosa alternativa para agregar valor a los procesos comerciales.

Por medio de contenidos que eduquen, cautiven e informen, les demostrarás a los usuarios que realmente son importantes y podrás construir una gran comunidad en torno a tu marca, lo que conduce, de manera orgánica a un posicionamiento privilegiado en el segmento de mercado.

Ofrecer programas de lealtad, permitir pruebas gratuitas de ciertos productos o servicios y organizar eventos como webinars son otras formas de añadir valor a tus procesos.

6. Reforzar cualidades diferenciadoras

Una marca bien posicionada se diferencia al resto, pues es reconocible, auténtica y tiene agregados de valor.

Muchas de las cosas que hemos mencionado hasta ahora son claves para diferenciar tu marca, como la humanización, los valores añadidos y el estudio de la competencia para identificar vacíos que llenar.

También, tu empresa debe tener un tono de voz único y característico, que le permita construir una esencia que conecte con el usuario.

Finalmente, al diseñar estrategias, contenidos y acciones, si bien puedes inspirarte en otras experiencias y hasta organizaciones, evita a toda costa caer en la imitación o podrás ver resultados finales muy similares a los de tus competidores.

¿Cómo posicionar una marca?

Ya conoces cómo realizar una estrategia de posicionamiento, ahora te vamos a explicar los 3 pasos necesarios para posicionar tu marca.

1. Segmenta el mercado para mejorar la experiencia del cliente

Como mencionamos anteriormente, en marketing nunca trabajamos con público en general, por lo tanto lo principal es definir claramente cuál es tu segmento de mercado.

Es para eso que creamos nuestra buyer persona, pues es ella que nos dará la información para posicionar nuestra marca en la jornada de compra.

2. Vincula tu marca a los beneficios de tu producto y hazlo público a través de la publicidad

El tema ahora es elegir el tipo de posicionamiento más adecuado para nuestra audiencia y transmitir sus valores a través de nuestra propuesta visual en el contexto de un plan de comunicación para posicionar nuestra marca en el entorno y asociarla a dichos valores.

3. Colócala en el mercado a través de un Plan de Marketing

El tercer paso es crear el plan de marketing para dejar clara la solución que nuestra marca ofrece, cuál es su oferta de valores agregados en el proceso de compra y cómo será adquirida. De esa forma dejamos todo organizado para que el proceso se complete cuando el cliente nos recuerde.

Mejorar la experiencia, publicitar valores, tener una oferta de servicio/producto clara y fácil de recordar y asociar todo eso a nuestra identidad visual. Es así como se posiciona una marca en el mercado.

¿Quién es responsable del posicionamiento de marca?

En primer lugar, la dirección de la empresa y el departamento de marketing desarrollan la identidad de marca. Sin embargo, es muy importante que los empleados se identifiquen con estos valores también. Para ello, se recomiendan estos dos tipos de medidas:

  • Medidas de branding para el empleador: encontrar a los empleados adecuados mediante la búsqueda específica de candidatos que coincidan con los valores de marca definidos.
  • Medidas de branding interno: utilizando estrategias concretas para convertir a los empleados en embajadores de marca.

Estas medidas no sólo hacen que los empleados sean más leales y estén más motivados, sino que también ayudan a posicionar la marca. Al fin y al cabo, son principalmente los departamentos con contacto con el cliente los que influyen en la primera impresión.

Por lo tanto, el posicionamiento de la marca no es únicamente responsabilidad de los gerentes, sino que debe ser un objetivo común de todos los empleados.

¿Cómo desarrollar un posicionamiento de marca?

El posicionamiento de marca es una herramienta que permite el desarrollo de una fuerte imagen e identidad de marca. La imagen de una marca puede tardar mucho tiempo en consolidarse en la mente de los consumidores. Por lo tanto, la marca debe posicionarse desde el momento en el que entra en el mercado. Esto es lo que se conoce como posicionamiento activo de la marca. La marca no se deja posicionar por el mercado, sino que satisface las necesidades existentes del grupo objetivo para poder posicionarse de manera activa.

Estructura típica del proyecto

  • Fase de análisis: Se trata de una evaluación en la que las condiciones del mercado y los objetivos de la empresa se examinan mediante talleres e instrumentos de investigación de mercado. La fase de análisis suele concluir con una presentación y un análisis de los resultados.
  • Fase de concepción: Aquí se desarrollan medidas y formulaciones concretas a través de talleres.
  • Fase de implementación: El posicionamiento de la marca debe ser comunicado tanto interna como externamente, a través de eventos de formación, diseño de productos, ajustes de precios, distribución y publicidad.

Condiciones para el posicionamiento de marca

El posicionamiento de marca debe cumplir ciertas condiciones para ser eficaz:

  • El posicionamiento debe mostrar al consumidor un beneficio real y relevante.
  • Debe permitir una diferenciación de los competidores lo más duradera posible.
  • El posicionamiento debe ser coherente, es decir, debe encajar con la empresa y cumplir con los puntos fuertes específicos de la marca.

Alinear el posicionamiento de la marca con los grupos objetivo

Una estrategia de posicionamiento de marca siempre se dirige a un grupo objetivo específico, puesto que una marca no tiene por qué complacer a todo el mundo, sino sólo responder a las necesidades de un grupo en concreto. Por lo tanto, el posicionamiento de la marca va precedido de una definición del grupo objetivo. Esta es la única manera de asegurar que la marca atraiga a los consumidores deseados. En el caso de querer alcanzar a un nuevo grupo objetivo, se debe tal vez cambiar el posicionamiento de la marca.

Consejos para el posicionamiento de marca

Para posicionar tu marca con una propuesta única de venta (USP) en el mercado, recomendamos:

  • KISS (keep it simple and short): no es necesario elaborar muchas ventajas y beneficios, uno convincente suele ser suficiente. Esto debe ser presentado al grupo objetivo de la manera más simple y clara posible.
  • FTM (first to market) – aquí no se trata necesariamente de ser el primero en llegar con una idea de posicionamiento al mercado, sino de ser el primero en establecerse en la mente de los consumidores.

Instrumentos para desarrollar el posicionamiento de marca

  • La investigación de mercado permite conocer al consumidor: mediante encuestas, entrevistas, cuestionarios y estudios estadísticos se analizan los grupos objetivo y se determinan sus necesidades.
  • Evaluación de la imagen de marca: ¿Cómo es percibida la marca por los consumidores hasta ahora?

Definición de la USP a través del mapa de posicionamiento y de la pirámide de marca: el mapa de posicionamiento se utiliza para definir los aspectos en los que la marca puede diferenciarse de la competencia. En un segundo paso, la pirámide de marca se utiliza para describir el posicionamiento con precisión.

Reposicionamiento

Como se ha definido en acápites anteriores, el posicionamiento consiste en meterse en la mente del consumidor con una idea; es decir, se trata de modificar la posición que la marca tiene en la mente del consumidor para adaptarse a cambios en el mercado.

También se puede reposicionar a la competencia asociándolo con una idea negativa de debilidad. Ésa es una manera efectiva para una marca de llegar al consumidor, especialmente si se le percibe como una segunda categoría.

Sobre este concepto, como cita Trout en su libro «El nuevo posicionamiento», en el posicionamiento de un negocio de pizzería, su estrategia será «mejores ingredientes igual a mejor pizza» y para esto desde luego, se ha concentrado en sus insumos y en su salsa de tomate lo principal; de esta forma ha reposicionado a su competencia, asociándolo con ingredientes de inferior calidad.

En cuanto a marcas, la marca domi-nante de una categoría mantiene cierta percepción en el consumidor por ser la más fuerte y la primera, lo cual presenta una posición.

Algunas empresas que descuidan reforzar el posicionamiento que tienen para mantenerse en el mercado estarán expuestas a que la competencia logre destronarlos de la ubicación que poseen.

Por ejemplo, Hertz, la marca dominante en alquiler de automóviles en los Estados Unidos de Norteamérica, refuerza perma-nentemente su posición en el mercado puesto que lo que ofrece como «Ther is hertz and not exactly» es una forma acertada de reforzar su liderazgo.

Es difícil ser la marca dominante y no contar con la percepción de los consumidores. También es importante considerar la prestación de un buen servicio, a pesar de contar con un posicionamiento sólido porque ambos factores están muy relacionados.

Segmentación de Mercados y Posicionamiento

La estrategia de segmentación de mercados y la estrategia de posicionamiento de mercado son como las dos caras de una moneda; mientras la estrategia de segmen-tación identifica clientes que serán la meta, la estrategia de posicionamiento se refiere a la selección de mezcla de mercadotecnia (marketing mix) para cada segmento de mercado meta. Por ello el posicionamiento de un producto o marca de una empresa lo determina el comprador, junto con las acciones de la competencia; en conse-cuencia, el posicionamiento de una marca es la forma en que la percibe el comprador en relación a las marcas de los competidores claves de la empresa. Con frecuencia, el producto es el punto focal de la estrategia de posicionamiento, dado que los otros competentes de la mezcla de mercadotecnia están dirigidos hacia el posicionamiento del producto en los ojos y la mente del comprador.

El objetivo de una estrategia de posicionamiento consiste en que la marca sea percibida en forma favorable por las personas del mercado meta.

Dos empresas pueden tener la misma estrategia de posicionamiento, sus ofertas de marketing serán también percibidas como si fueran idénticas; pero con algunas carac-terísticas que los diferencia de una y otra. Por ejemplo, consideremos los servicios de líneas aéreas, Mexicana de Aviación y Aero-méxico, si preguntamos a las personas que vuelan con regularidad por ambas líneas se podrá obtener percepciones algo diferentes sobre los servicios ofrecidos por cada una de las líneas aéreas.

Con frecuencia, el producto es el punto focal de la estrategia de posicionamiento dado que los otros componentes de la mezcla de mercadotecnia están trabajando hacia el posicionamiento del producto en los ojos y la mente del comprador.

Fuente:

economipedia.com

qualtrics.com

rockcontent.com

Contáctanos

Estrategias de Posicionamiento de Marca
Estrategias de Posicionamiento de Marca
Spread the love

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Twitter
Instagram
WhatsApp ¿Hablamos por WhatsApp?