fbpx
¿Qué son las NFT y cómo funcionan?

¿Qué son las NFT y cómo funcionan?

Para empezar a entender el concepto de los NFT, primero tenemos que saber y entender que existen bienes fungibles y bienes no fungibles. Los bienes fungibles son los que pueden intercambiarse, teniendo un valor en función de su número, medida o peso. Y los bienes no fungibles son los que no son sustituibles.

Un ejemplo de bienes fungibles es el dinero. Si tienes un billete de 20 dólares, este es un bien fungible, ya que lo puedes intercambiar sin problemas por otro billete de 20 euros, no pierde valor y es exactamente igual. Además, este billete se consume cuando lo utilizas.

Y por otra parte, un ejemplo de bien no fungible sería una obra de arte. Si tienes un cuadro en casa, este no se consume al utilizarse y tampoco puede ser sustituido por otro cuadro. Una obra de arte no es equivalente a otra, y por lo tanto, no se pueden simplemente intercambiar como pasa con un billete de 20 dólares.

Qué son los NFT

Las siglas de NFT significan Non -Fungible Token, un token no fungible. Los tokens son unidades de valor que se le asignan a un modelo de negocio, como por ejemplo el de las criptomonedas. Y es que los NFT tienen una relación estrecha con las criptomonedas, por lo menos tecnológicamente, aunque son opuestos, ya que un Bitcoin es un bien fungible, y un NFT es un bien no fungible, pero en esencia, son como las dos caras de una moneda tecnológica.

Para que lo entiendas bien, podemos pensar en las criptomonedas como una reserva de valor, algo parecido al oro. Puedes comprar y vender oro, y cuando el número de compradores aumenta el precio sube, para bajar cuando este número de compradores disminuye. Es un comportamiento igual al de las criptomonedas.

Pero el oro al final es oro, y puedes cambiar una pepita por otra sin problema. Sin embargo, hay otros bienes hechos en oro que tienen también un valor, pero son únicos, y ese hecho marca la diferencia y les da otro tipo de valor. Al igual que ese valor hecho con oro o una obra de arte, los NFT son activos únicos que no se pueden modificar ni intercambiar por otro que tenga el mismo valor, ya que no hay dos NFT que sean equivalentes igual que no hay dos cuadros que lo sean.

Por lo tanto, puedes pensar en un NFT como una gran obra de arte, como la Gioconda de Da Vinci. Solo hay una y está en una galería de arte concreta. Si la quieres, solo puedes comprar la original en el caso de que estuviera a la venta. También podrías hacerte con una copia, pero tendría otro valor, ya que no sería la original. Pues eso exactamente es lo que hace el NFT, pero de forma digital.

Para entenderlo mejor, un NFT sería como una obra de arte única, por ejemplo, El David de Miguel Ángel, solo hay uno y está en la Galería de la Academia de Florencia; si alguien quisiese tener ese David en concreto, debería comprarlo (si estuviese a la venta) o hacerse con una copia, en cuyo caso, ya no estaríamos hablando del original, que es lo que dota de valor a la escultura.

Por eso mismo, los NFT suelen estar adjuntos a algunas obras o ilustraciones digitales. Su precio, es realmente el que la gente le quiera dar, y ahora que están en un pico de popularidad, podemos encontrarnos con que hay gente que paga 260.000 euros por el dibujo de una roca adjunto a un NFT.

El origen de los NFT

El primer proyecto de NFT, que impulsó el nuevo concepto de criptoarte, soltó amarras en 2017 a través de la red de Ethereum, plataforma de código abierto que sirve para ejecutar contratos inteligentes. Los Cryptopunks, una colección limitada de 10.000 personajes originales (no hay dos iguales) creada por dos jóvenes canadienses Matt Hall y John Watkinson (LarvaLabs), obtuvieron un éxito sin precedentes.

Con la idea de que cada personaje sólo puede tener un dueño -acreditado por mediante tecnología blockchain-, se creó rápidamente un mercado de compraventa en el que los punks (de 24 x 24 pixels de tamaño) cambian de manos al mejor postor.

En mayo de 2021, los pioneros de Larva Labs vendieron por 16,9 millones de dólares nueve cabezas cryptopunk. Un año más tarde, el punk a la venta más económico tiene un precio de algo más de 96.000 dólares.

Cómo funcionan los NFT

Los NFT funcionan a través de la tecnología blockchain o de cadena de bloques. Es la misma tecnología de las criptomonedas, que funcionan mediante una red de ordenadores descentralizada, con bloques o nodos enlazados y asegurados usando criptografía. Cada bloque enlaza a un bloque previo, así como una fecha y datos de transacciones, y por diseño son resistentes a la modificación de datos.

A los NFT, se les asigna una especie de certificado digital de autenticidad, una serie de metadatos que no se van a poder modificar. En estos metadatos se garantiza su autenticidad, se registra el valor de partida y todas las adquisiciones o transacciones que se hayan hecho, y también a su autor.

Esto quiere decir que si compras un contenido digital tokenizado con NFT, en todo momento siempre habrá constancia del primer valor que tenía, y de por cuánto lo has comprado. Es como cuando compras un cuadro y se lleva un registro de por dónde se mueve.

Por lo general, la mayoría de «tokens» o NFT suelen estar basados en los estándares de la red Ethereum y de su cadena de bloques. Gracias a utilizar una tecnología conocida y popular, es sencillo operar con ellos para comprarlos y venderlos utilizando determinados monederos que también trabajan con Ethereum. Sin embargo, estamos hablando de obras únicas, por lo que no hay una compraventa activa como en las monedas digitales.

69 millones por un NFT

También se puede fijar una fecha exacta en la que los NFT entraron en una nueva dimensión. Fue el 11 de marzo de 2021, cuando el archivo JPG ‘Everydays – The First 5,000 Days’ (‘Todos los Días: Los 5.000 primeros Días»), creado por el artista Beeple (Mike Winkelmann) fue vendido por 69,3 millones de dólares (57,8 millones de euros) por la casa de subastas Christie’s en Nueva York.

Desde un Tweet hasta un Van Gogh

A partir de entonces, las noticias sobre piezas de criptoarte se multiplicaron a lo largo y ancho del mundo. Sin salir del mes de marzo de ese año, un columnista de The New York Times vendió un artículo por 560.000 dólares; un usuario de internet compró un cromo digital de Cristiano Ronaldo por 240.000 euros; Jack Dorsey, cofundador de Twitter, vendió su primer tweet por 2,9 millones de dólares y alguien adquirió un retrato digital realizado por la robot Shopia por 650.000 euros en una subasta.

Ya en abril de 2021, la protagonista del famoso meme Disaster Girl se embolsó 500.000 dólares por la venta del archivo original. En julio, Berners-Lee ganó 4,5 millones con la venta del archivo original de la WWW, que desarrolló en 1991. Y, ya en septiembre, el principal museo ruso, el Hermitage de San Petersburgo, recaudó casi medio millón de dólares al subastar NFT de obras de su colección, en concreto un Van Gogh, un Kandinsky, un Da Vinci, un Monet y un Giorgione.

Cromos de la NBA y la Liga

El mundo del deporte también ha visto en los NFT un nuevo negocio que explotar. La NBA ha sorteado grandes jugadas de la historia del baloncesto norteamericano en paquetes de cromos virtuales con precios de entre 9 y 299 dólares, creando un nuevo modelo de negocio. Y LaLiga ha llegó a un acuerdo con Sorare, empresa participada por futbolistas como Gerard Piqué, Antoine Griezmann o Rio Ferdinand, para distribuir NFT de los jugadores y abrir así una nueva vía de ingresos para los clubes. Por su parte, marcas como Marvel también están desarrollando sus propios archivos certificados.

Metaverso, donde un yate digital vale 650.000 dólares

Mención especial merece el metaverso, la nueva dimensión paralela en la que los token pueden acabar imponiéndose como un negocio con un potencial incalculable. No en vano, ya se ha pagado 650.000 dólares por el Mataflower, un yate digital fabricado con bits y bytes, en el multiverso Sandbox.

Volviendo a la vida real, galerías y casas de subastas siguen adentrándose en el mundo de los NFT. Para muestra, este botón: la Julien’s Auctions de Beverly Hills sacó a subasta una guitarra Gibson ES-335 de Ketih Richards, acompañada por un clip en el que el rolling stone estampa su firma en el instrumento.

¿Qué impide que la gente copie el arte digital?

Nada. Millones de personas han visto la pieza de arte que se vendió por US$69 millones, del artista Mike Winkelmann, conocido como Beeple, y la imagen ha sido copiada y compartida infinitas veces.

En muchos casos, el artista incluso retiene los derechos de autor de su trabajo, para así poder continuar produciendo y vendiendo copias.

Pero el comprador de NFT posee un token que prueba que él es el propietario de la obra «original».

Algunas personas lo comparan con comprar una copia firmada.

¿La gente está pagando millones de dólares por tokens?

Sí. Es tan descabellado como parece.

¿En cuánto están valorados los NFT?

En teoría, cualquiera puede tokenizar su trabajo para venderlo como un NFT pero el interés ha crecido a raíz de noticias sobre ventas multimillonarias.

El 19 de febrero, un Gif de Nyan Cat, el famoso meme de 2011 de un gato con cuerpo de galleta volando, se vendió pro más de US$500.000.

Pocas semanas después, la cantante canadiense Grimes vendió una colección de obras digitales por más de US$6 millones.

Pero no solo se está vendiendo arte a través de los NFT.

El fundador de Twitter Jack Dorsey vendió su primer tuit en la red social por US$2,9 millones.

Y la subasta de la pieza de Beeple, la primera de arte digital jamás ofrecida en Christie’s, alcanzó un nuevo récord para el arte digital.

Pero como ocurre con las criptomonedas, hay preocupaciones sobre el impacto medioambiental de mantener el blockchain.

¿Es simplemente una burbuja?

Un día antes de la subasta, Beeple le dijo a la BBC: «En realidad creo que habrá una burbuja, para ser sincero».

«Y creo que podemos estar en esa burbuja ahora mismo».

Otros incluso se muestran mucho más escépticos.

David Gerard, autor de Attack of the 50-foot Blockchainmanifestó que él veía las NFT como comprar «piezas de colección oficiales».

«Hay algunos artistas consiguiendo dinero con estas cosas… pero probablemente tú no lo conseguirás», advirtió.

En su opinión, las personas que están vendiendo NFT son «cripto-timadores».

«Los mismos tipos que siempre han estado haciéndolo, tratando de encontrar una nueva especie de pepita mágica sin valor que puedan vender por dinero».

Charles Allsopp, quien trabajó como subastador de la casa Christie’s, consideró que el concepto de comprar NFT no tenía «ningún sentido».

«La idea de comprar algo que no está ahí es simplemente extraña», señaló en declaraciones a la BBC.

«Creo que la gente que invierte en ello es un poco boba, pero espero que no pierdan su dinero».

¿Qué pasa con el Cripto Crash?

Hasta aquí, la irrupción y subida estratosférica de los NFT. Queda por ver si estos certificados digitales están en la cresta de la ola o dentro de una burbuja que tarde o temprano estallará. No en vano, estos token están vinculados a las criptomonedas, que últimamente atraviesan un momento delicado.

A mediados de mayo de 2022, los inversores de criptomonedas entraron en pánico y los mercados se desangraron con el desplome del Bitcoin y del resto divisas encriptadas (LUNA y TerraUST se llevaron la peor parte). La subida de los tipos de interés, la inflación o la guerra de Ucrania explicarían la huida masiva de los inversores de los activos de mayor riesgo.

Desde comienzos de año, los NFT mostraron los mismos síntomas que las criptomonedas y cerraron el primer trimestre con el mercado derruido. Un ejemplo patrio: hace un año, el youtuber Willyrex se convirtió en uno de los mayores defensores de los NFT y, en noviembre de 2021, acabó por sacar su propia colección de objetos digitales, vendiéndolos todos en apenas unos segundos tras invitar a su legión de seguidores a invertir. Seis meses después, Willyrex reconoció la pérdida de toda su inversión en NFT.

«Ahora es el mejor momento en el que podemos estar, apenas salen NFTs, porque ya no hay ruido, ahora te puedes enfocar en las personas que siguen trabajando con un mercado bajista. Este es el mejor momento», insistió el youtuber español, desatando una oleada de críticas.

¿Cómo generar un NFT?

El primer paso para originar un NFT gratis es visitar el sitio Apps Pie Design. Es una plataforma de diseño bastante amigable, con una multitud de funciones y especificaciones que cualquier persona con un teléfono móvil o una computadora puede comenzar a usar para crear sus propios diseños.

En la plataforma se deberá generar una cuenta. Este paso es bastante simple, ya que una vez iniciada la sesión podrá comenzar a crear NFT con facilidad. Solo hay que hacer clic en “Crear Nuevo” y seleccione “Generador de NFT” en el menú desplegable.

Cargar ilustraciones preexistentes

En caso de contar con trabajos previos hechos como fotografías, diseños o lo que la imaginación proponga, se puede generar una propia colección de cripto-coleccionables. Después de hacer NFT cualquier de ellos, podrá venderlos o intercambiarlos fácilmente en línea usando criptomonedas e incluso generando regalías sobre ventas futuras.

Generar una colección NFT

Después de entender como funciona la página de Apps Pie Design, ya se puede generar el resultado final. Para eso hay que hacer clic en el botón “Generar colección NFT” que aparece en la parte superior derecha de la pantalla. Ahí se abrirá una ventana, donde puede ingresar la cantidad de combinaciones únicas que desea crear empleando las capas y los elementos que agregó al diseño del NFT.

En el portal web mencionado anteriormente podrá generar miles de NFT únicos, con una combinación variable de todos los elementos, y luego proceder a acuñarlos en algunos mercados NFT de los más famosos como es OpenSea.

Es esencial acuñar el NFT para democratizar la propiedad, las ventas y el comercio de un activo digital no fungible. Acuñarlos permite que su obra de arte se pueda comercializar o comprar de manera flexible en el mercado.

Cómo vender un NFT

Por ejemplo, para vender la creación en OpenSea, que resulta muy intuitivo y fácil de utilizar. Primero se deberá crear un perfil, donde pueda consultar todos sus activos digitales (previamente conectados con una billetera digital, se recomienda Metamask) acuñados en la Wallet.

Para vender un NFT, tendría que establecer su tipo y precio o también se puede subastar, poniéndole un precio inicial, una fecha de vencimiento y un umbral de precio. La venta puede durar un día, tres o una semana.

Desventajas

Para algunos, los NFT son el futuro del coleccionismo, pero otros lo consideran una moda pasajera. Una moda que se concentra en las manos de unas pocas personas. Para Chainalysis, el 9% de los propietarios de NFT poseen el 80% del valor del mercado. Sin olvidar que, por el momento, no hay un retorno de inversión y que se han relacionado muchos casos de fraudes y estafas. Finalmente, también surgen algunas dudas respecto a su regulación, muy poco avanzada, el pago de impuestos y con el alto consumo energético que requieren las transacciones a través de criptomonedas.

Fuente:

https://www.xataka.com/

https://www.elmundo.es/

https://www.bbc.com/

https://www.perfil.com/

https://www.empresaactual.com/

¿Qué son las NFT y cómo funcionan?
¿Qué son las NFT y cómo funcionan?

 

Spread the love

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Twitter
Instagram
WhatsApp ¿Hablamos por WhatsApp?